Home > Sin categoría > Ana Fernandez de Vega: ¿Es feminista defender el derecho a cuidar de los padres?
11072822_453306894847682_5164772032578026830_o
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El pasado 17 de noviembre estuve en un acto en el Parlamento Europeo sobre los permisos de maternidad y paternidad iguales, intransferibles y 100% remunerados. El acto estaba organizado por Podemos (integrado en el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria europea) y la Plataforma Internacional por los permisos de paternidad iguales, intransferibles y 100% remunerados (PLENT) de la que es parte la PPiiNA española.

7d8a1cce-00cd-4e2f-82b8-66bf59f13d6f

Me di cuenta de que en una propuesta que yo siempre he visto tan clara existen varias líneas de interrogantes que no parecen estar suficientemente habladas y consensuadas. Aquí me gustaría reflexionar sobre una que me parece de fundamental importancia para cohesionar una postura feminista en torno este tema: ¿cómo justificar ante las feministas de una tendencia más biologicista que la equiparación de permisos entre padres y madres debe ser priorizada antes que la ampliación del permiso de maternidad? Sobre esta cuestión intercambiamos interesantes ideas durante el evento, y aquí me gustaría asentar algunas de ellas.

Muchas de las compañeras que quieren ejercer una maternidad con apego sitúan como una reivindicación política de primer orden la ampliación del permiso de maternidad de 16 semanas que actualmente tenemos en España. Estas madres que quieren pasar más tiempo con sus hijas e hijos y priorizan temporalmente ese tiempo de cuidados frente a otros aspectos, como pueden ser la incorporación laboral o el desarrollo de otros proyectos propios. Generalmente, su argumentario se fundamenta en un vínculo materno-filial que es único y determinante para el desarrollo y bienestar de la hija y de la madre.

Screen Shot 2015-11-27 at 13.07.41

Por ello, la prioridad de estas mujeres, muchas de ellas feministas, no es atajar la reproducción de los roles de género que definen (y someten) a las madres como cuidadoras principales sino ampliar su tiempo de crianza a tiempo completo. En esta exclusividad del vínculo, en una pareja heterosexual se quedaría fuera el padre, que pasaría a un segundo plano en los cuidados. 

Le he(mos) dado muchas vueltas a las posibles argumentaciones que existen para convencer a estas mujeres y compañeras (generalmente heterosexuales) de por qué debemos priorizar ante todo la equiparación de derechos parentales y hacerlos intransferibles entre mujeres y hombres. Casi nunca nos sirven. Básicamente, estas razones serían:

  • Porque es la única manera de que las mujeres no seamos discriminadas en el mercado laboral por la cuestión maternal (tanto en la (re)incorporación como en el ascenso),
  • Porque es el único modo de poder compatibilizar los diversos proyectos vitales que tenemos,
  • Porque es una antídoto contra la llamada depresión postparto, que no es más que una expresión somática que suma el puro agotamiento con la caída del mito de la maternidad,
  • Porque es una forma de re-educar a nuestrxs hijxs y reeducarnos en la corresponsabilidad de cuidados entre mujeres y hombres,
  • Porque es una vía para asegurar nuestra autonomía económica presente y futura,

… a mí todas estas razones me bastan y me sobran pero sé que no son suficientes para estas otras mujeres o madres feministas. La única razón para la que no he encontrado una posible contrapropuesta o pega, la única que creo que podría cerrar esta discusión, creo que es la siguiente: porque ellos (los padres) también tienen derecho a cuidar a sus hijxs a tiempo completo.

Y es entonces cuando me encuentro con una posibilidad que  me lleva inevitablemente a plantear la siguiente pregunta: ¿es tarea del feminismo defender el derecho a cuidar de los padres?

Me resulta como mínimo paradójico que sea en la defensa de un derecho masculino en donde resida la clave feminista para cohesionar una reivindicación colectiva en torno a este tema. Pero me temo que así es.

Cuidar a nuestrxs hijxs no es un ejercicio sobre el que las mujeres o las madres debamos tener potestad absoluta. Cuidar a nuestrxs hijxs es algo que aprendemos, y los padres -la experiencia me avala- pueden cuidar tan bien como las madres. Y tienen el mismo derecho que nosotras a disfrutarlo, intentarlo, pelearlo y llorarlo (y preocúpense de hacerlo también!).

Y así es, pues, como me encuentro: defendiendo la equiparación de permisos parentales remunerados y su no cesión desde la única isla que tiene la fuerza suficiente para convencer a las incrédulas. Porque en ésta, como otras cuestiones, necesitamos estar unidas y unidos para lograrlo.

Ana Fernandez de Vega

Artículo original publicado en Indica con Género

  • Maria

    Me parece una tremenda agresion hacia niñps y mujeres lo que proponeis. Os invito a que estudieis algo de biologia y de crianza con apego, antes de “intentar convencernos” de algo tan absurdo.
    Seria mas sensato fijarse en como lo hacen otros paises a los que les va mejor, mejor no inventéis.
    Por supuesto que lo ideal seria que el padre estuviera con el bebe también, pero antes habria que alargar la baja maternal, que 16 semanas es insuficiente.
    La OMS recomienda LM hasta los 2 años..haced calculos! Por cierto, la LM solo las madres se la podemos ofrececer, a pesar de vuestras ganas de cambiar nuestra biología mamifera.
    Espero reconsidereis estas posturas que tanto daño harian a los bebe.. Un voto que habeis perdido. Un saludo.

    • Piedad Navarro

      Quien ha hablado de obligar??. Tomarse un permiso de maternidad o paternidad ha de ser opcional, nunca obligado. Quien quiera seguir con su carrera, adelante. Quien quiera criar, que pueda criar con los permisos pagados. Asi de sencillo.

    • Maria

      No veo para nada machista mi poatura, la veo natural. Y por supuesto que no hay que obligar, debe de ser algo que los padres elijan.

  • Es curioso que no defendáis ningún otro derecho masculino con tanta fuerza. Y también es el único derecho que he visto en mi vida que lo defienden otras personas que no son las interesadas.
    Y es porque en el fondo vuestra postura es hipócrita.
    En realidad, lo que estáis es anteponiendo el trabajo a la crianza. Preferís ir a trabajar -esos trabajos tan maravillosos, creativos y reconfortantes que hacéis las intelectuales, porque a ver si fueráis cajeras de supermercado o limpiadoras de baño si diríais lo mismo, feminismo intelectual y burgués- que quedaros con los niños, y lo que queréis es quitaros la crianza de encima. Por eso os quedáis sin argumentos.
    Preferir trabajar externamente antes que criar no es malo. Ni bueno. Pero no os engañéis ni pretendáis engañar a los demás con un objetivo supuestamente altruista y superior.
    Y vuestra postura, además, no contribuye a revalorizar los cuidados, porque se ve a mil leguas que lo que queréis es quitaros los cuidados de encima y que los hagan otros, ya sean los padres, u otras mujeres más pobres que son las que cuidan los niños mientras las intelectuales y políticas hacen sus “importantes” trabajos.
    Lo primero en todo esto es ser sincera con una misma, conocerse a una misma. Ese es el único feminismo, el único humanismo y la única revolución que queda por hacer.

  • Monica Felipe Larralde

    ¡Qué desesperante! En primer lugar, que personas que no son madres decidan por las que sí somos es insultante. ¿Puede ser que exista el prejuicio inconsciente de que las madres no somos de fiar o estamos intelectualmente invalidadas para pensar por nosotras mismas? Solo este hecho ya es radicalmente paternalista y me hace alzar la ceja. La izquierda, para más señas. En segundo lugar, si el sistema me discrimina por querer cuidar a mis hijos con más intensidad los primeros años, cambiad el sistema, carajo. Que los que os hacéis llamar de izquierdas y progres os pongáis con tanta facilidad en el pellejo de los empresarios y poderosos en este tema, me hace levantar la otra ceja. La derecha. Y así me quedo, perpleja. A ver si os enteráis de qué va esto del patriarcado: de romper vínculos, de crear personas dependientes, de capitalismo salvaje, de explotación laboral, de desvalorización de los cuidados y de las relaciones personales… de verdad, en serio, ¿tú crees que una mujer que se tenga que levantar a las seis de la mañana para hacer un trabajo de mierda por un sueldo miserable te va a agradecer que no aumentes la baja maternal y os va a estar tremendamente agradecida? Vaya servicio al capitalismo que hacéis.

    • Piedad Navarro

      De acuerdo al 100% Mónica. Y si quieren, también les podemos hablar de la VIOLENCIA OBSTÉTRICA, de cómo el sistema medicalizado corta de raíz el empoderamiento de las madres, de cómo se separa a la criatura de su madre injustificadamente en el mismo momento de nacer. ¿Vínculos? No interesan. ¿Sentir? ¿para qué?; seguramente a estas “feministas” de Podemos, la epidural les debe parecer algo grande. Como diría Michel Odent: “Para cambiar el mundo, hace falta cambiar la forma de nacer”.

    • Piedad Navarro

      Hijo de mi vida, Que perdido estas en el tema!. Que no somos iguales ni pretendemos serlo!. Menos mal que Ada Colau ya le ha puesto cordura al tema de la maternidad. Ella si me representa!!!

  • Piedad Navarro

    Así NO PODEMOS. Hijas mías, ¡qué perdidas estáis en el tema!. Qué pena me da de aquellas criaturas en los casos en que sus madres se han sentido cómodas, tranquilas y liberadas yéndose a trabajar a las 16 semanas de parir. Trabajándole al sistema tan felices y delegando en instituciones como guarderías o al cuidado de familiares en los mejores casos. ¡Qué pena me da de esas criaturas separadas de sus madres en plena exterogestación!.
    Una mamífera, mentalmente sana, se DESGARRA literalmente ante una separación de su cachorr@, además ést@s son seres altriciales. Claro, que a vosotras lo de periodo de exterogestación, ser altricial, mamíferas, etc. os debe sonar a Chino. Las criaturas también SE DESGARRAN ante una separación de SU MADRE, ¿alguien ha pensado en lo que necesita el bebé?. Lo vuestro es un feminismo muy atrasado, y yo no voto atraso. ¿Por qué no os fijáis un poquito más en Noruega? Eso sí que es el paraíso de padres y madres.

    • Piedad Navarro

      Hijo, aclarate tu como puedas porque yo no pierdo mi tiempo con gente como tu.

    • Xoana Tintos

      Creo que el único que necesita aclararse en este foro es usted.

  • Alicia Domínguez

    Más allá de feminismos ¿biologicistas?, se trata de comprender cómo es el proceso de hacernos humanos, que si bien tiene una base biológica, también tiene una base cultural. Para que las criaturas desarrollen su capacidad de relacionarse sanamente consigo mismos y con el mundo, precisan desarrollar Apego Seguro, el mecanismo del apego será lo que les permita aprender a estar regulados, sin necesidad de conductas disruptivas futuras. Lo que garantiza el desarrollo del apego seguro es la Presencia Permanente de la Figura Primaria Principal, que suele ser la madre por ser ella la que generalmente está más comprometida corporalmente con la criatura. Es interesante saber que las criaturas también cuentan en su sistema de apego con una Figura Primaria Secundaria, que suele ser el padre, que facilita la difícil tarea de la atención exclusiva de la Figura Principal, y cumple con su papel en ausencia de la primera. La misión de cada una de ellas es complementaria. La Primaria Principal establece en el bebé la sensación de valía básica, la de ser digno de ser amado. La Secundaria le garantiza su sentido de valía en el sentido de capacidad para desarrollarse en el mundo.

    El foco de atención no debería estar en desarrollar estrategias para que el sistema no nos discrimine a las mujeres por ser madres, sino crear un sistema social en el que se reconozca la tarea de la maternidad y la paternidad, y para ello hay que dar un paso atrás del discurso político y comenzar a comprender nuestra naturaleza. No es obligado ser madre, pero es necesario poder desarrollar maternidades saludables para criar niños/ciudadanos que no perpetúen un sistema social psicópata.

    Me parece atrevido definir la depresión postparto así como “que no es más que una expresión somática que suma el puro agotamiento con la caída del mito de la maternidad”. Sería interesante contar con asesoría de profesionales de la Salud Mental Perinatal con visión de Género.

  • Xoana Tintos

    Qué estrechez de miras taaaan grande!!! Qué decepción!!! Que sean precisamente otras mujeres las que más trabas nos ponen a otras mujeres para elegir cómo queremos vivir!!! Vosotras en vuestros estupendos trabajos, bien pagados y que tanto os construyen como mujeres! Os habéis rendido a los pies del capitalismo y estáis tan ciegas que queréis obligarnos a las demás a vivir como vosotras creéis que es apropiado o correcto. Os llenais la boca hablando de feminismo cuando lo estáis usando precisamente para doblegar a las mujeres a vuestros intereses con un argumentario nefasto que no se sostiene ni con pinzas. Vergüenza ajena es lo que siento cuando leo artículos como este! Si vais a legislar para la maternidad sin la opinión y voluntad de las madres, eso tiene un nombre señoras: Despotismo!!!

    • Maria

      Bien dicho Xoana.

    • Xoana Tintos

      Señor, no pienso discutir con zoster de feminismo hasta que por lo menos se haya leído usted la definición en Wikipedia’s.

  • Milena

    Y qué hacemos las mujeres después de las 16 semanas de baja con el bebé de 4 meses, lo metemos en una institución todo el día a que lo cuide un extraño a la vez que vigila a otros cuantos bebes que necesitan la atención de sus padres pero no la tienen porque éstos tienen que trabajar para comprarles playstations? Desde la OMS hasta cualquier médico te rcomendará que tu hijo sea amamantado hasta los dos años al menos, no me parece compatible con el fin de la baja a los cuatro meses del bebé. Los niños pequeños tienen necesidades afectivas que necesitan ser cubiertas para crear adultos sanos y felices, y eso se nota. Mi madre estuvo conmigo durante mi infancia, y veo las diferencias entre mi salud mental y emocional y la de otros jovenes de 27 años que no pudieron disfrutar de la atención incondicional e ilimitada de sus padres cuando más la necesitaban en los complejos, inseguridades, niveles de ansiedad, necesidad de llamar la atención o sensación de tener que esforzarse para ser digno de cariño, por no hablar de la dificultad que tienen para entablar relaciones sanas y enriquecedoras. Yo no le haré eso a mi hijo, intentaré darle lo que me dieron a mí. Parece mentira que estas medidas las proponga un grupo de izquierdas, parecen hechas por el jefe de una multinacional pro capitalismo extremo.

    • Piedad Navarro

      100% de acuerdo, Milena. Las medidas que proponen, son tan deshumanizadoras como capitalistas.

  • Fuensanta Pina Giménez

    Totalmente de acuerdo con Mónica Felipe. Es una pena que el resto de vuestro programa me encante, pero perdéis mi voto con esto. Y este tema me pone nerviosa porque soy feminista, pero los derechos de los niños para mí siempre van por delante. Por apuntar un dato, todos los organismos internacionales recomiendan que los bebés sean alimentados en exclusiva con lactancia materna hasta los seis meses y completando con otros alimentos hasta los dos años como mínimo (está catalogado como un tema de salud pública). Soy una mujer que trabaja en un cargo intermedio, que adora su trabajo y se siente profesionalmente realizada, a pesar de que actualmente las bajas no son iguales e intransferibles. Respetar los derechos de mi hijo me ha supuesto ir de aquí para allá con un extractor de leche en el bolso, vivir extresada por la sensación de no llegar a todo, y el hecho de respetar los derechos de mi hijo no debería suponerme esa situación. Soy una mujer con titulación superior, con un trabajo bien remunerado, feminista e informada y no me representáis. No podéis arrebatarme el derecho de decidir.
    Si tanto os preocupan los empresarios quitad la baja por cuidados de hijos y ya verás que contentos se ponen.
    Si os precupa el bienestar de la mujer y de los niños entonces haced medidas de protección social.

  • Valentina Dur

    Me parece que, sobre todo, estamos hablando mas de ideales que de posibilidades.

    Lo cierto es que con el actual sistema de permisos, las mujeres son, de hecho, expulsadas del mercado laboral. 16 semanas en nuestro sistema productivo, son muchas semanas, tanto que cuando una mujer se queda embarazada, no es necesario que pida este permiso, el empresario o empresaria se lo da, pero indefinido.

    La reproduccion se ha convertido en una tarea de lujo, al que solo pueden acceder algunas trabajadoras privilegiadas, sin que tengan que renunciar a su carrera profesional. Por eso tantas mujeres posponen su maternidad, cada vez mas tiempo, aveces hasta peligrar su periodo fertil.

    Por otro lado, la realidad es que muchas de nuestras madres o incluso abuelas, se criaron con sus hermanas mayores (cuando no habian ni siquiera contratos legales), tanto en zonas rurales como urbanas. Quiero decir, que los procesos ideales para la formacion de un apego sano, pocas veces se ha dado y pocas veces ha sido facilitado por el contexto.

    Y, volviendo a las diferentes teorias sobre el apego, las hay que aseguran, que la relacion de la madre con su pareja afectiva, es el mejor predictor de la conformacion de un apego sano, en su descendencia.

    Los padres no estan, en demasiadas situaciones, mas de lo que quisieramos, cuando nos referimos a parejas heterosexuales (padre biologico o no), esta ausente.

    Por ultimo, hay estudios para todo, pero yo subscribo aquellos que concluyen, que la presencia activa del padre, en las tareas de crianza, correlaciona positivamente con el equilibrio emocional de las criaturas, actitudes menos violentas en la edad adulta y mejor rendimiento academico.

    La solucion no es facil, porque este mundo esta diseñado para el consumo compulsivo y la produccion indefinida. Y, las consecuencias negativas, se invisibilizan en los multiples desquilibrios domesticos y sobrecarga de las mujeres, lo que es bastante injusto para nosotras.

  • Pachy

    ¿Crees que es irrefutable ‘porque ellos (los padres) también tienen derecho a cuidar a sus hijxs a tiempo completo? Perdona pero ya está bien de inventarse derechos para los hombres cuyo coste pagan las mujeres.. Es el cuerpo de la mujer el que soporta toda la carga de la reproducción, ¿a santo de qué otros tienen que tener el mismo derecho sobre un ser que ha producido mi cuerpo? Ah! es que él también puso… un rato de placer ¡Venga ya! Igualito, lo que pone uno y lo que pone otro en el asunto, y la necesidad que tiene el cuerpo de uno y de otra de recuperarse del embarazo, parto y lactancia (sin entrar en la necesidad del bebé, de lo que ya han hablado otras aquí). Vacaciones para que los papás -la mayoría, ya sé que hay excepciones- se toquen los webos unos meses gratis; porque los que no ayudan ni los fines de semana -la mayoría-, no van a hacerlo porque les demos más vacaciones pagadas por todos. Pensemos que hay muchos trabajos en los que los padres pueden elegir su mes de vacaciones ¿cuántos conocéis que lo dejen para cuando nazca su hijo y así poder estar las primeras semanas con el bebé? Solo cuando las madres estuvieran tan protegidas como en los países nórdicos sería sensato pensar en ampliar permisos de padres, que no es el caso de España. Una madre en paro y sola está vendida, sin dinero ni ayudas de nadie, pero ahora lo importante es darles más derechos a ellos, derechos inventados que defendéis en nombre del feminismo. No en mi nombre.

    • Samantha Núñez

      Entonces no vuelvas a lloriquear de que los hombres no ayudan con la crianza de los hijos, total, si ellos sólo han aportado el esperma, entonces que se larguen y se olviden de su descendencia. Contradictoria e hipócrita hay que ser.