Home > Feministas Podemitas > María del Río: Ni Una Menos
1530491_1535782503360830_7954234842483142595_n
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Se llamaba Iris, tenía 35 años, y era mamá de una niña de 10 y dos niños de 5 años. Era vecina nuestra, hace una semana, cualquiera de nosotras nos la podríamos haber cruzado por la calle…

Pero no, un cúmulo de decisiones erróneas la dejaron indefensa ante su verdugo.  El pasado 22 de octubre, fue asesinada por su expareja, que la apuñaló brutalmente hasta dejarla sin vida.

Tremendo golpe para toda su familia (su madre, también apuñalada cuando intentó defenderla) sus amistades, su barrio, El Sobradillo, su ciudad, Santa Cruz de Tenerife,  Canarias, y todo el Estado, donde ya son más de 40 las mujeres asesinadas por violencia machista en lo que va de año, dos de ellas en Canarias. Estos son los datos oficiales, desgraciadamente hay muchos más casos que siguen en investigación en todo el Estado,y  otros, que no están incluidos en los datos oficiales de violencia de género, pero que según la página de feminicidio.net, sitúan en una cifra de más 80 las mujeres asesinadas en lo que va  en de año.

Hace unos días, el 28 de octubre,  tuve la oportunidad de defender en el Parlamento de Canarias mi primera Proposición No de Ley, que justo giraba en torno a la prevención  y protección de las mujeres víctimas de violencias machistas.  No podía empezar mi intervención sin hablar antes que nada de Iris, en su memoria.  Mi exposición fue dedicada a ella, por ella, y por todas las mujeres que, como Iris, sufrieron y sufren el horror y la angustia de la violencia de forma cotidiana, ejercida por quienes fueron o son  sus parejas.

Mi propuesta iba dirigida también a las mujeres que tienen miedo a denunciar, y a las que como Iris denunciaron y no fueron atendidas. En este caso porque no había pruebas suficientes, dicen. Ya las tienen, Iris no murió, fue asesinada ¿Necesitan más pruebas? Ah, no, ahora ya es demasiado tarde.   

Un sentimiento compartido de rabia y tristeza nos hermana estos días, mientras que algunas preguntas reverberan como un eco en nuestras cabezas ¿Por qué? ¿Cómo es posible que las mujeres maltratadas sigan estando tan indefensas? ¿Qué es lo que está fallando en este sistema donde con tanta frecuencia las mujeres son asesinadas como si fuera algo natural?

Por Iris, por Laura, por todas las mujeres de Canarias a las que le han arrebatado la vida.

Por todas sus familias, a las que hemos prometido que pondremos, no solo las leyes al servicio de la justicia, sino toda nuestra voluntad para que la lucha contra esta lacra mortal sea prioritaria en todas las instituciones de Canarias, empezando por el Parlamento.

Por todas las mujeres que sufren, por las que luchan por salir adelante, y por las que luchan para que otras puedan conseguirlo. Por la sororidad como motor de cambio hacia una sociedad más justa e igualitaria.

Cuando el pasado 23 de junio prometimos nuestros cargos en el Parlamento de Canarias, desde el Grupo Parlamentario Podemos adquirimos un compromiso firme y explícito con respecto a determinadas materias, una de ellas es la lucha contra la violencia de género, contra todas las formas de  violencias machistas.

Tres meses más tarde, justo el 23 de septiembre,  registrábamos en el Parlamento nuestra primera PNL en la que demandamos medidas concretas  de protección y prevención ante las violencias machistas. Entre las prioritarias una: “vivienda o alternativa habitacional inmediata”, en el plazo máximo de un mes, para todas aquellas mujeres maltratadas, con o sin denuncia, previo informe de los Servicios Sociales municipales que acrediten su condición de víctima.

No podía imaginar ese día, hace poco más de un mes, que me tocaría preparar la defensa de esta PNL con el corazón tan encogido, que me sobraran leyes y me faltaran palabras para expresar la indignación y el dolor que los asesinatos tan recientes de Laura, en La Palma,  y ahora el de Iris, en Tenerife, nos han provocado.

que este dolor es compartido por todas las personas con un mínimo de sensibilidad, que no es patrimonio de nadie, ni de ningún partido político, de ahí nuestra propuesta: a la Cámara: Escuchemos la voz de la gente,  hagamos nuestras sus reivindicaciones y que llegue hasta el Parlamento, y sobre todo al Gobierno -que es quien tiene la potestad y capacidad de dar respuestas y ofrecer soluciones- lo que  las asociaciones de mujeres y el movimiento feminista lleva tanto tiempo reivindicando  en las calles.

Que la crisis económica no sirva de excusa para cumplir con nuestras obligaciones, no olvidemos que si recortamos derechos,  en muchos casos  (sin ir más lejos, el de Iris) lo que estamos haciendo es recortar  la vida.

Afortunadamente la sociedad no se resigna y algo empieza a moverse en este país. En Canarias y en todo el Estado, los movimientos feministas han estado  meses organizando la gran marcha que ha tenido lugar este 7N en Madrid. Cientos de miles de personas de todos los territorios y provincias, guaguas gestionadas por las organizaciones locales, coches particulares, trenes y  aviones repletos de gente, se dieron cita hoy para alzar su voz y decir alto y claro ¡Basta ya!  ¡Ni una menos! ¡No más violencias machistas! ¡Nos queremos vivas!

En otras ciudades también, pero sobre todo en Madrid, fue espectacular la percusión y repercusión de nuestros pasos por las calles, un sonido que retumbaba al ritmo de batucadas, la tierra  vibrando  y moviéndose  al compás de un ejército de mujeres y hombres valientes y coherentes en su compromiso con la igualdad.

Educar en igualdad de derechos desde la infancia, a la gente más joven y a toda la sociedad, una tarea imprescindible para la construcción de un sistema verdaderamente democrático. Queremos vivir en una sociedad donde el 50% de la población no se sienta discriminada sólo por el hecho de ser mujer, donde las mujeres no tengamos que vivir con miedo, en la que finalizar una relación de pareja no se convierta en  “una experiencia de altísimo riesgo”,  donde mujeres y hombres podamos amar en libertad y vivir en paz, en una sociedad libre de violencias machistas.

Hoy reescribo este artículo con la noticia de que en apenas 48 horas hay 4 mujeres más asesinadas víctimas de violencias machistas  y otras dos que están en investigación, mujer y hombre, cuyos asesinatos también parecen estar dentro de este marco.

Sólo si le damos a esta lucha la consideración que precisa podremos poner fin a esta lacra mortal, para ello es imprescindible  que la lucha contra las violencias machistas sea de una vez una “cuestión de Estado” .

¡Podemos conseguirlo!

María del Río

Diputada de Podemos por Lanzarote

DelRio